San Nicolás

San Nicolás fue la hacienda más querida por la familia Novelo Puerto. Fue la que más les dio: experiencia, poder y fortuna, sin duda. Pero lo más importante fue que la hicieron su segundo hogar.

Crescencio y Rita dieron sus primeros pasitos como henequeros el veinte y cuatro de diciembre de 1885 en la oficina del notario José Dolores Cámara en la ciudad de Motul. En este día y en este lugar fue cuando se adjudicaron las escrituras de las fincas San Nicolás y su anexa Pakbiholchén.

En esta propiedad llegaron a tener más de ciento veinte cabezas de ganado vacuno, seis caballos de silla, cincuenta mulas de trabajo y un colmenar con cien corchos poblados. Para la producción del agave, contaban con un tren de raspa de henequén compuesto de una casa de madera y zinc con una caldera semi fija sistema Marshal, una desfibradora marca Vencedora y una bomba Wortington, con su caldera de dos caballos. También, una presa de catorce arrobas y tres veletas Aeromotor. Además, un plantel Pichic de siete mil mecates de henequén de corte y un plantel Kuichén de tres mil mecates de henequén en cultivo.

Pero para Crescencio y Rita lo más valioso de todo en esta hacienda eran las sesenta y tres familias que vivían ahí y que de alguna manera llegaron a formar parte de su propia familia: los Pool, los Pech, los Batún, los May, los Can, los Ceh, entre otros muchos. La mayoría tenían sus casas en las tres calles largas que estaban a un lado de la hacienda.

La casa principal era muy linda, sus paredes estaba decoradas con flores amarillas y tenía una plaza muy grande con un árbol enorme en el medio. Los trabajadores de mayor categoría vivían alrededor de la plaza como el mayocol, quien era el encargado del campo; el mayoral, quien era la autoridad; y el maestro de la escuela. También estaban ahí, las casas para los invitados. San Nicolás contaba con una iglesia, una escuela y la casa de máquinas, donde se raspaban y se hacían las pencas de henequén.

La familia Novelo Puerto trabajó arduamente por muchos años y pasaron tanto tiempo en este lugar que se convirtió en su segundo hogar. Ahí sus hijos aprendieron a montar, ahí celebraron innumerables fiestas, ahí nació su querida Marta, ahí pasaron muchas temporadas felices en familia y ahí también, enterraron a sus difuntos. En San Nicolás, la familia Novelo Puerto dejó una gran parte de su legado.

San nicolas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s